ç

Axl Rose....Hace, mucho, mucho tiempo en la galaxia del rock, había un grupo que reinaba y al que nadie podía hacer sombra, su nombre: Guns and Roses, a finales de los 80´s y primeros años de los 90´s eran no sólo el mayor grupo de Rock del mundo, sino una fuente inagotable de buena música, noticias y anécdotas. A día de hoy parece que en ciertos sectores y revistas que antes les dedicaban portadas y artículos, es como si nunca hubieran existido, pero vaya si existieron y dieron guerra: portadas de revista todos los meses y cientos y cientos de paginas escritas, sobre su música y fechorías, amén deunas ventas aún hoy difíciles de superar 18.000.000 de discos vendidos del “Appetite for destruction” solo en Estados Unidos y Reino Unido es una cifra certificada.

Pero me voy a centrar en la figura del cantante, del cuál seguro que algún día se escribirá una biografía y se realizará un biopic made in Hollywood, eso sí, probablemente edulcorado, porque nuestro adorado amigo tiene bastante mierda debajo de su alfombra.

Axl nació en Lafayette (Indiana) el 6 de febrero de 1962, hijo de L. Stephen y Shanon Bailey, Axl creyó hasta su adolescencia que el tal Stephen era su padre, cosa que no era cierta, descubierto el engaño, decidió hacer una modificación en su nombre, ya no sería Willian Bailey, a partir de ese momento Sería Willian Axl Rose, el Axl proviene de una de las bandas de garaje de su juventud y el Rose era el apellido de su padre biológico. Si juntamos sus siglas aparece la palabra (WAR) guerra en inglés, ¿casualidad o no?

Creció pues en el seno de un estado del medio oeste americano y en un ambiente familiar profundamente religioso, cantaba en el coro de la escuela parroquial aunque ciertamente unas canciones muy diferentes a las que años más tarde lo catapultarían al estrellato. Ya desde mediados de los 70´s su personalidad rebelde se iría forjando, le encantaba escuchar a bandas como Aerosmith, Rolling Stones y Lynyrd Skynyrd, y en el colegio cuando le preguntaban que quería ser de mayor, nuestro hombre lo tenía muy claro estrella de rock. Allí y con uno de sus pocos amigos de infancia Izzy que encima era un buen guitarrista y tenía gustos similares comenzaría su andadura, y ambos formaron un grupo con el que más que otra cosa imitaba a todas las bandas de éxito de heavy metal de aquellos años. Todo ello en un Estado donde la música country era la preferida.

En su estado natal Indiana fue precisamente arrestado en más de 20 ocasiones, cumpliendo en total unos tres meses de reclusión, la mayoría de las ocasiones era por beber alcohol en la calle (cosa penada en Estados Unidos), sus relaciones con sus padres obviamente se fueron deteriorando, hasta que se marcho a Los Angeles como poco antes había hecho su amigo Izzy Stradlin con el cual formaría la banda de su vida Guns & Roses.

Después de unos años muy malos en Los Angeles, en los que las pasaron canutas él y el resto de la banda, baste recordar que tuvo que trabajar incluso de cobaya humana para unos laboratorios farmacéuticos a 8 dólares la hora, Axl junto a los otros cuatro miembros conseguirían su sueño tener un disco, primero un EP de cuatro canciones en directo, y luego por fin un disco grande el “Appetite for destruction”, lanzado en 1987, y que no tuvo precisamente un camino de rosas, con el primer single, "Welcome to the jungle", el disco no despegaba en las listas de ventas y la reacción de la crítica y público fue bastante apática.. El álbum se mantuvo en los últimos lugares del top 100 durante casi un año, para desesperación de la Geffen Records, que no vía retribuida su inversión, pero con la publicación del tema "Sweet child o´mine", todo cambiaría para siempre.

Aquí comienzan los días de esplendor y mayores excesos sin freno, arropados ahora sí, por un montón de dólares.